Apúntate ya a la vida slow

Apúntate ya a la vida slow

141.jpg

El estilo de vida slow apuesta por tomarse el día a día con calma. Esto se contrapone a la vida frenética que casi todos llevan en la actualidad. Es una respuesta a este frenesí que te pide más de lo que realmente puedes ofrecer, pero sin darte casi nada a cambio.

¿Por qué deberías dejar de vivir a toda velocidad?

El mundo moderno gira a tal velocidad que cada vez son más los que buscan bajarse. Esto ha hecho que el estrés y los agobios sean casi una epidemia. Siempre hay que hacerlo todo rápido, desde el trabajo a contemplar la última serie de moda. A toda velocidad, sin descanso. Sin embargo, el estilo de vida lento apuesta por todo lo contrario y por garantizar tu salud, al menos la psicológica.

La clave reside en bajar las revoluciones y no exigirte más de lo que ya das a la sociedad. Muchas personas se enzarzan en una mejora constante de su productividad y eficiencia más allá del trabajo. Hay quien llega, incluso, a querer mantener un orden febril de su hogar, a guardar cada objeto catalogado y planificar al milímetro su vida cotidiana para que no escape a su control. Además, las 24 horas del día parece que no bastan para quienes buscan desarrollar, sin una razón clara, todo su potencial.

La sociedad, o algunos sectores, exige demasiado, como si cada individuo tuviera que ser un ejemplo de éxito y productividad. El estilo de vida lento surgió en los años 80 en Italia como una respuesta al auge de la comida rápida, pero se ha expandido a casi todos los ámbitos de la vida. Lectura lenta, crianza de los hijos pausada o ciudades que vivan a un ritmo sosegado. Además, puedes seguir este ritmo con unas mínimas indicaciones.

Cambios diarios que te acercan a una vida slow y saludable

Uno de los primeros cambios, uno muy saludable, reside en dormir mejor. Para ello tendrás que bajar las revoluciones a lo largo del día, pero sobre todo al final. Date una hora al final del día para no hacer nada, para relajarte y dormirás sin problemas, ya que estarás dejando el estrés a un lado. Olvídate, además, de que por no hacer nada eres improductivo. El descanso forma parte de la productividad y la eficiencia, puesto que te permite recargar las pilas.

Si no descansas bien, no prestarás atención y estarás tan cansado como irritable. Además, tómate tu tiempo para leer en caso de que te guste. Hay quien aboga por leer cientos de libros al año sin mayor objetivo que leer la mayor cantidad. Disfruta de la lectura y recréate en tu imaginación. No te darán ningún premio o felicitación por ser el mayor lector del año.

Además, una buena alimentación es la base para este estilo de vida. Olvídate de la comida rápida y disfruta de alimentos que sean buenos para tu salud y convierte tu alimentación en un placer calmado.

En definitiva, la vida slow busca un ritmo más lento, en el que las cosas que hagas tengan sentido y te permita tener tiempo para ti, aunque no hagas nada, sin el innecesario estrés del mundo moderno, algo que conocemos bien en Molino de Aire. ¡Contáctanos y disfruta del mejor aceite de oliva virgen extra!


Dejar una respuesta

Su dirección de email no será publicada Los campos marcados con * son obligatorios