Comer despacio te ayuda a bajar tus niveles de estrés

Comer despacio te ayuda a bajar tus niveles de estrés

shutterstock_1360092044.jpg

Comer despacio es una tendencia que apunta a la mejora de la salud. El estrés es algo frecuente en el mundo moderno. Nos movemos a grandes velocidades, atendemos a miles de estímulos y, a veces, no tenemos tiempo ni para saborear la comida. Para evitar esto es necesario pararse y comer con tranquilidad.

Sobre cómo comer despacio puede resultar muy relajante

Seguro que hace tiempo que no disfrutas de la comida como esta se merece. Las prisas al comer y no tener tiempo para esta tarea te impiden gozar de los sabores, de su combinación y de lo que el plato tiene que ofrecerte, más allá de sus nutrientes, claro. Así, el acto de comer se convierte en una menudez, en algo repetitivo que realizas varias veces al día.

Los ingredientes pierden su sentido, su sabor e, incluso, el color que les caracteriza. Solo son una masa anodina esperando a ser devorada. Es en este momento, cuando sientas que la comida no te dice nada, en el que debes echar el freno y empezar a comer despacio.

Con esta práctica no solo cada plato que pruebes recupera sus matices de sabor, sino que te aporta otros beneficios. Para empezar, al dejar las prisas a un lado puedes controlar qué alimentos ingieres y la cantidad de los mismos. Se acaba el coger lo primero que veas para comer antes de ir a trabajar o a una cita. Comer lento, además, fomenta que te sacies antes con menos alimento. Así, vuelves a disfrutar, pero sin aumentar de peso.

Un beneficio que no muchos se esperan tiene que ver con el estómago. Y es que, darte tu tiempo cuando comes, favorece el trabajo de este órgano y de todo el sistema digestivo. Reducirás las molestias, los gases y otros problemas relacionados. Asimismo, es recomendable comer sin prisas en el caso de que padezcas gastritis u otras dolencias estomacales.

Por descontado, tus niveles de estrés disminuirán. Uno de los mecanismos naturales para aplacar los nervios es, precisamente, comer. Al adquirir un ritmo pausado el cerebro comienza a mandar mensajes de calma, ya que segrega dopamina, una hormona que te hace sentir bien. De esta manera, no solo disfrutas de las ventajas de la slow food, también estás relajando tu cuerpo para volver a sentirte alegre y en plena forma.

Por último, si eres una persona que gusta de comer con sus amigos, nada mejor que hacerlo con calma para poder charlar y estrechar aún más los lazos que os unen. Esto es indispensable, por ejemplo, en el trabajo. Tomarte tu tiempo para comer te permitirá charlar animadamente y sin atragantamientos. Además, no darás una mala impresión al ir a toda prisa, como si algo te persiguiera.

En definitiva, comer despacio es esencial para cuidar de tu salud y disfrutar de cada plato. Si unes esta práctica al clean eating, lograrás cuidar tu cuerpo y disfrutar de los alimentos. En Molino del Aire apostamos por esta forma de comer, por los alimentos naturales y por cuidar de la salud. ¡No dudes en probar nuestros productos!


Dejar una respuesta

Su dirección de email no será publicada Los campos marcados con * son obligatorios